Cáncer de cuello uterino: Lo que necesitas saber de esta enfermedad

cancer de cuello uterino

Septiembre es el mes de la conciencia del cáncer de cuello del útero. Aquí están las últimas noticias e investigaciones.

Un artículo publicado el año pasado en The Lancet reveló que nueve de cada 10 muertes de cáncer de cuello uterino en todo el mundo ocurren en países de bajos y medianos ingresos.

Debido a que la mayoría de las mujeres no presentan síntomas en las primeras etapas del cáncer de cuello uterino, es esencial una revisión periódica y, aunque las estadísticas pueden ser alarmantes, también hay buenas noticias procedentes del frente de investigación de la lucha contra la enfermedad, particularmente en términos de prevención.

Proyecciones

Casi todo el cáncer de cuello uterino es causado por el virus del papiloma humano (VPH), con alrededor del 70 por ciento de los casos causada por VPH de alto riesgo de los tipos 16 y 18. A diferencia de los tipos de menor riesgo, que puede causar verrugas genitales, El VPH puede ser asintomático, lo que significa que muchas mujeres sólo se enteran que están infectadas cuando se realizan una prueba de Papanicolau – es así también cómo la mayoría de los primeros casos de cáncer de cuello uterino se descubren.

Como tal, todas las mujeres que han sido sexualmente activas deben comenzar a hacerse una prueba de Papanicolao entre los 18 y 20 años, o uno o dos años después de haber tenido relaciones sexuales.

Prevención

El mayor avance en los últimos años contra el cáncer cervical ha sido el desarrollo de la vacuna contra el VPH. Existen posiciones oficiales de entidades de salud mundial que están a favor de vacunar a todas las niñas prepúberes con la vacuna que protege específicamente contra las cepas de alto riesgo más comunes.

Por ejemplo, en algunos países del Sur de África, donde se presentan una alta incidencia de esta enfermedad, los Departamentos de Salud implementaron recientemente un programa de vacunación contra el VPH en todas las escuelas públicas, con la segunda ronda actualmente en marcha.

Esto le da a todos los estudiantes de cuarto grado la oportunidad de recibir la vacuna, disponible en dos dosis gratis (esperemos que antes de cualquier exposición al virus). Sin embargo, se aboga por que todas las mujeres que aún no sean sexualmente activas (hasta los 26 años) reciban la vacuna, ya que las estadísticas muestran que casi siete de cada 10 personas estarán infectadas con una cepa de VPH en algún momento de su vida.

Los factores de riesgo que pueden aumentar el riesgo de desarrollar cáncer cervical incluyen:

  • Múltiples parejas sexuales
  • Actividad sexual de alto riesgo y no uso de métodos de barrera protectora
  • Tratamiento ineficaz de las infecciones de transmisión sexual
  • Fumar
  • Tener relaciones sexuales a una edad temprana

Cuándo consultar a su médico

Si bien los siguientes síntomas pueden indicar algo mucho más benigno, nunca los ignores:

  • Hemorragia vaginal anormal después del sexo o entre períodos
  • Cualquier sangrado vaginal después de la menopausia
  • Secreción vaginal inusual o persistente
  • Dolor pélvico durante el sexo
  • Períodos que se hacen más largos y más pesados

La detección temprana es clave

Más del 95 por ciento de las mujeres que son diagnosticadas en las primeras etapas de la enfermedad siguen vivas cinco años después del diagnóstico.

Es mejor que hables con un profesional de la salud sobre la vacuna contra el VPH. Recuerda que es mejor prevenir que lamentar.

Compártelo en Tus Redes Sociales...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedIn