Cómo preparar un baño de florecimiento

Los baños de florecimiento forman parte de un excelente tratamiento para relajar las partes más sensibles de nuestro cuerpo, con el fin de reposar nuestras zonas más contraídas y recuperar las energías perdidas a lo largo del día. Aquí te ofrecemos algunos tips muy útiles para preparar un baño de florecimiento y no morir en el intento.

baño de florecimiento Cómo preparar un baño de florecimiento

Lo primero que debes saber es que los baños de florecimiento requieren de tiempo y paciencia para sumergirse bajo la cálida temperatura del agua. No se trata de una ducha convencional, estamos hablando de una experiencia totalmente diferente que necesita de nuestra atención y relajación. El éxito de un buen baño de florecimiento depende de nuestra predisposición y ánimo, así que relájate.

Comenzaremos reuniendo una breve porción de plantas naturales como hierbas, albahaca, malva, retama, romero, artemisa, entre otros. Ahora añadimos tres litros de agua en una olla y dejamos hervir por un periodo de 20 minutos (antes se habrán vertido todas las plantas que hemos juntado).

Es indispensable que las hierbas se maceren con el líquido de forma tal que se genere un color oscuro. Por ello, debemos dejar reposar toda la noche, para que al día siguiente la mezcla llegue a su punto.

Al día siguiente agregamos agua florida y los tradicionales pétalos de flor, que se mezclarán con agua Kananga y finalmente con el líquido preparado en la olla. Lo último que resta por hacer es zambullirse en la tina y dejar que las propiedades naturales de las plantas fortalezcan las energías de su cuerpo.


Etiquetas:

baño de florecimiento, baños de florecimiento, el baño de florecimiento,

Búsquedas:

banos de florecimiento, baño de florecimiento, como hacer un baño de florecimiento, como preparar un baño de florecimiento, baño florecimiento

Relacionados: