Saltar al contenido

Por qué mi esposo no me toma atención?

Por qué mi esposo no me toma atención

No me presta atención… sabes el motivo?

Mi esposo y yo chateamos a menudo porque los dos trabajamos por nuestra cuenta y estamos la mayor parte del tiempo frente a nuestros ordenadores, así que tenemos libertad para chatear sobre cuestiones profesionales y también personales.

Antes yo solía disgustarme porque a veces tardaba en responder y lo hacía con monosílabos (sí, no, ok, uhm, ajá, ya, etc). Entonces empezaba un proceso creativo en mi cabeza:

  • “no le interesa lo más mínimo lo que le estoy contando”, me decía.
  • “Ya no quiere hablar conmigo”.
  • O peor aún: “seguro que está hablando con alguien que le importa más que yo”.

Y me ponía triste por no importarle y, a la vez, me enfadaba con él y a veces incluso aprovechaba para echarle en cara alguna cosa que no venía a cuento, como si tal día dijo o hizo tal o cual cosa. Entonces él no entendía nada, claro.

Aquí el motivo!

Finalmente aprendí (aprendimos, los dos) una verdad fundamental: que los hombres y las mujeres tenemos diferentes tipos de atención.

Los hombres tienen atención focalizada, es decir, se centran completamente en una sola cosa y no pueden atender a nada más. Las mujeres, en cambio, tenemos atención difusa. Eso significa que prestamos atención a muchas actividades a la vez, podemos hacer y pensar en muchas cosas a la vez y tenemos que hacer un esfuerzo extra si queremos concentrarnos exclusivamente en una cosa.

Cuando ellos deciden que van a hacer algo, se olvidan de todo lo demás y no lo dejan hasta que terminan. Pero cuando ellas deciden hacer algo, lo hacen pensando en otra cosa completamente distinta y mirando hacia otro lado. Y, además, si surge una complicación o alguna otra cosa consigue llamar más la atención, dejan lo primero que estaban haciendo, aunque esté sin terminar y lo aplazan para otro momento. ¿Quién no ha hecho la comida mientras vigilaba a los niños, escuchaba las noticias en la radio y pensaba en su próximo proyecto profesional?

Conclusiones

Por eso cuando tu esposo está haciendo algo (o pensando en algo) y tú le hablas, tienes la sensación de que no te escucha. Pero es sólo porque es incapaz de prestar atención a las dos cosas. No es porque no le importe lo que le cuentas ni porque no le importes tú. No es porque esté haciendo algo más importante o más interesante sino que es una prioridad temporal: tú llegaste después, llegaste cuando él ya estaba inmerso en esa actividad o pensamiento.

Por lo que he aprendido, tienes dos opciones: esperar a que termine o interrumpirle y darle el tiempo suficiente para que su atención se centre en ti.

Compártelo en tus redes sociales...
¿Te ha sido de utilidad?
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos)